Foros de interrail: Marruecos: un viaje a la aventura - Foros de interrail

Ir a contenido

Close Open
Close Open
  • 5 Páginas +
  • « Primero
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • No puedes empezar un nuevo hilo
  • No puedes responder a este tema

Marruecos: un viaje a la aventura Escapadita de 4 días

#31 Desconectado   Pasos Largos Icono

  • El bandolero
  • PipPipPipPipPipPipPip
  • Grupo: Members
  • Mensajes: 561
  • Desde: 10-julio 07

Posteado 15 marzo 2008 - 14:19

El anterior capítulo pretendía explicar algunas consejillos básicos para entrar y moverse por Marruecos. En este capítulo explicaré cosillas sobre Chefchaouen y pondré muchas más fotos, así que tranquilitos, que os vais a "jartá", de hecho he tenido que poner el capítulo en dos post porque no me aceptaban tantas fotos :cid:


Día 2 (viernes, 29-feb-08): CHEFCHAOUEN

Despertarse en Chefchaouen

Nos levantamos a eso de las 9h00-10h00, aunque realmente cuando nos despertamos fue a las 7h00-7h30 porque a cierta persona del grupo se le olvidó quitar la alarma del móvil y nos despertó a todos. ;) Parece que el móvil no se acordó que era festivo para nosotros y que no tenía que haber sonado. Fue un momento en que todos, incluido el dueño del móvil, estábamos pensando en quién era el cabronazo que había dejado la alarma puesta. Más tarde se averiguó quien era el culpable...

Juan fue el primero en levantarse y se fue a desayunar con Choco a una cafetería que había en una pequeña plaza que estaba muy cerca hostal. El resto conforme nos íbamos despertando y aseándonos fuimos apareciendo en aquella plaza.

La plaza se llamaba Plaza Hausa, y por lo visto sale en la película Bajarse al moro de Fernando Colomo. La cafetería donde desayunamos no era para turistas como nosotros, sino que estaba más bien dedicada a los autóctonos de la zona, éramos los únicos extranjeros en aquel sitio. Tenía mesas en el exterior, y se estaba bastante a gusto en aquel sitio, por lo que frecuentamos varias veces esa plaza y cafetería durante nuestra estancia en Chefchaouen.

Imagen enviada
Plaza Hausa

Algo curioso de Chefchaouen, y todo Marruecos, es que en todos los establecimientos tales como cafeterías, casas de cambio, bancos, panaderías,... siempre existía una foto del rey de Marruecos: Mohamed VI.

Imagen enviada
Cafetería, al fondo se puede ver la fotografía del rey




Allí podías desayunar lo mismo que aquí, puedes pedir perfectamente un café y una tostada (el pan árabe está buenísimo), pero lo más típico y lo que os recomiendo es que pidáis un té. El estilo marroquí se hace con té verde e hierbabuena, pero la costumbre allí no es que esté ésta en la tetera, sino en el vaso. Al principio puede que choque un poco, pero en todos sitios de Marruecos, por lo menos donde yo he estado, lo sirven de esta manera. El azúcar ya va incluida.

Tomamos mucho té, en el desayuno, después de las comidas (suele venir en los menús), por la tarde,... y os aseguro que está buenísimo. El mejor sitio donde yo lo he probado fue en esta cafetería.

Imagen enviada


Otra cosa que recomiendo que probéis allí son los zumos. Pedimos todos un zumo de naranja, que son totalmente naturales, te exprimen las naranjas en el momento, y también están buenísimos. Ir a Marruecos es tomar cosas naturales, todas riquísimas.

Desayunamos y pagó Juan que era el único que tenía dirhams, el resto todavía no había cambiado. También pagó las "ayudas" de la frontera, el hostal, el desayuno,... Desde aquel momento comenzamos a llamarle tito Juan. :P El desayuno costó 80 dihrams, pero fueron un té o café, un zumo de naranja, y tostadas para cada uno, así que si hacemos cuentas no era nada caro.

El precio del té suele rondar los 5 dihrams en casi todos los sitios; el café ya es un poco más caro, 6 dihrams, pero es un buen vaso de café.


Terminar de planear el viaje

Terminamos de desayunar y nos fuimos al hostal a arreglar las cosillas. Nos preguntaron que si nos quedábamos esa noche o nos íbamos, pero todavía no teníamos decidido qué hacer en los días que estábamos en Marruecos. Se habló la posibilidad de visitar Larache, Asilah,... Al final la decisión la tuvimos que tomar Elena y yo, puesto que éramos los que nos teníamos que volver el domingo a España; el resto se quedarían unos días más. Como lo que habíamos ido a Marruecos es a descansar, a pasar el puente allí y no queríamos prisas decidimos al final pasar el día entero en Chefchaouen, y al día siguiente ir hasta Asilah. Se lo dijimos al del hostal, y se pagó otra noche.


Visita a Chefchaouen

Nos fuimos a la plaza principal, que se llama Plaza Uta el-Hammam, y allí encontramos una casa de cambio. El precio que nos hicieron fue 1 € = 11,185 dihrams.

Ya con dinero marroqui, cámara de fotos en la mano y preparados, nos fuimos a visitar la ciudad. Esta parte me ayudaré de la lonely planet y pondré algo de la historia de la ciudad para comprenderla un poco mejor.

Chefchaouen es una ciudad de unos 45.000 habitantes y se encuentra bajo las imponentes cumbres de la cordillera del Rif. Alberga una antigua medina que ofrece una encantadora mezcla de influencias marroquíes y andaluzas, con techos de teja roja, edificios de vivos tonos azulados y estrechos callejones que convergen en una plaza preciosa.

El norte de Marruecos siempre ha tenido mucha relación con Andalucía debido a nuestras similitudes culturales, de hecho, gracias al Programa de Cooperación Internacional de la Junta de Andalucía se están rehabilitando muchas medinas, entre ellas las de Chefchaouen, por lo que es común encontrar carteles con el sello de la junta. Curiosamente Chefchaouen está hermanada con Ronda, mi ciudad. :lol:

Imagen enviada
Chefchaouen

Es el típico destino donde una estancia de un par de días puede alargarse fácilmente una semana. El aire es fresco y limpio, y los viajeros que tengan la energía suficiente para abandonar los cafés de la ciudad podrán disfrutar de fantásticos paseos y excursiones m´sa largas con impresionantes vistas de las montañas. Una excursión muy conocida es escalar el Yébel el-Kelaa, un pico de 1.616 m que se encuentra sobr Chefchaouen, pero hay que estar preparado para ello porque la subida puede ser dura, pero por lo visto las vistas del Rif son increíbles.


Historia

Puesto que las viejas costumbres son difíciles de erradicar, los lugareños siguen empleando el nombre original de la ciudad, Chaouen ("cumbres"), en referencia a las montañas circundantes. Durante la ocupación española, se cambió la grafía a Xaouen, y en 1975 fue finalmente rebautizada como Chefchaouen ("observa las cumbres"). Hoy en día se utilizan ambos nombres indistintamente.

Mulay Alú ben Rachid fundó la ciudad en 1471 para que las tribus bereberes rifeñas la utilizaran como base en sus ataques a los portugueses instalados en Ceuta. La población prosperó y creció considerablemente con la llegada en 1494 de los refugiados musulmanes y judíos que huían de la persecución que eran sometidos en Granada. Éstos construyeron las casas encaladas de pequeños balcones, techos de teja y patios con un cítrico en el centro, que confirieron a la ciudad su característico estilo hispánico. El típico color azul pálido de las casas fue introducido en la década de 1930 por los refugiados judíos; anteriormente las ventanas y las puertas estaban pintadas de verde, un color tradicional entre los musulmanes.

La localidad permaneció aislada hasta que fue ocupada por tropas españolas en 1920. De hecho, antes de la ocupación española, los cristianos tenían prohibida la entrada bajo pena de muerte. Dos temerarios consiguieron colarse en la ciudad: en 1883 lo logró el aventurero francés Charles Foucauld, y cinco años más tarde fue el periodista y viajero británico Walter Harris, disfrazado de judío.

A su llegada los españoles se sorprendieron al oir que los judíos aún hablaban un dialecto del castellano medieval. En la década de 1920 tuvo lugar la Guerra del Rif, en la que Abd el-Krim consiguió expulsar temporalmente a los españoles en Chefchaouen; sin embargo, poco después volvieron y no se retiraron hasta la independencia de Marruecos en 1956.



Medina

Es una de las más bellas de Marruecos. Además de ser pequeña y poco concurrida, es un lugar fácil de explorar donde el viajero podrá divertirse recorriendo sinuosos callejones sin correr el riesgo de perderse
(esto hay que discutirlo :lol: ). Gran parte de los edificios están pintado de color azul pálido, lo que le confiere un aire limpio y fresco, mientras que la herencia andaluza se ve en las tejas rojas de los techos.

Imagen enviada
Una calle de la medina cualquiera

Imagen enviada
Otra calle la medina cualquiera

El corazón de la medina es la plaza Uta el-Hammam, un espacio empedrado y dominado por los muros rojos de la kasba y por la impresionante Grande Mosquée, que tiene una torre octagonal poco común y fue construida en el s. XV por el hijo del fundador de la ciudad, Alí ben Rachid. Sólo se permite el acceso a los musulmanes. La mezquita también cuenta con un magnífico techo de tejas de terracota que se puede apreciar en todo su esplendor desde la torre de la kasba.

Imagen enviada
Plaza Uta el-Hammam

Imagen enviada
Plaza Uta el-Hammam

Imagen enviada
Grande Mosquée

La plaza está flanqueada por cafés en los que se respira un ambiente muy relajado. El visitante puede aprovechar para sentarse y ve el mundo pasar mientras se recupera de un duro día de trekking (o de compras). Junto a la esquina nororiental de la plaza está el Funduq Chfichu, un antiguo edificio que durante siglos fue utilizado como alojamiento por peregrinos y viajeros; actualmente sigue llenándose hasta los topes cuando hay mercado.

Imagen enviada
Plaza Uta el-Hammam


Kasba

La kasba fue construida por Mulay Alí ben Rachid. En el s. XVII, Mulay Ismail restauró la estructura para proteger la ciudad de las indómitas tribus bereberes y de otros invasores como los españoles. Abd el-Krim estableción aquí su cuartel general durante un breve período de la década de 1920.


Imagen enviada
Kasba

Imagen enviada
Lateral de la Kasba

Detrás de los muros se esconde un tranquilo y frondos jardín. En su interior hay un museo etnográfico y las celdas y la torre de la kasba. La entrada cuesta 10 dihrams. Nosotros decidimos no entrar.


Mezquita en ruinas

En dirección nordeste desde Place el-Majzen, todas las calles conducen a Bab al-Ansar, la entrada oriental de la medina. Debajo de la puerta suele reunirse un grupo de mujeres para hacer la colada en el río Ras el-Maa, que desciende desde las montañas.


Imagen enviada
Bab al-Ansar, entrada oriental de la medina

Imagen enviada
Vistas de los lavaderos

Había mujeres lavando en en momento que pasamos por ahí. Cuando me acerqué a un lavadero fueron muy simpáticas, e intentan hablar contigo, pero no se dejan que les hagáis fotos. Si le hacéis alguna que sea de lejos y lógicamente que no se den cuenta.

Imagen enviada
Mujeres lavando ropa

Existen unas pequeñas acequias que toman el agua del río para llevarla hasta los lavaderos.

Imagen enviada
Lavadero

También había gente que lavaba su ropa en el río directamente:

Imagen enviada
Hombre limpiando en el río

Se estaba muy a gusto allí, así que decimos sentarnos a tomar el sol, porque hacía un día buenísimo, a leer un poco y a disfrutar del sitio. :lol:

Imagen enviada
Rose y tito Juan

Desde aquí, se pueden recorrer 2 km a pie hasta una mezquita en ruinas que goza de bellas vistas de la ciudad. Fue construida por los españoles y abandonada durante la Guerra del Rif, en la década de 1920. Las vistas que ofrece de Chefchaouen son impresionantes. Los viernes suele estar llena de lugareños disfrutando de un buen picnic, mientras que el resto de la semana sólo hay algunos jóvenes fumando quif; son bastantes agradables, pero las mujeres que viajen solas deben tener precaución.

Imagen enviada
Subiendo a la mezquita

Imagen enviada
Mezquita española

Sin duda era un sitio con unas vistas increíbles de la medina, se podía ver casi toda su totalidad. Se estaba bastante bien allí, así que nos quedamos simplemente admirando las vistas. Llevaba unos pequeños prismáticos así que fuimos mirando algunos detalles y cosas curiosas. Lo más gracioso fue un hombre que estaba arando la tierra con un par de mulos, y su mujer que se le acercaba a traerle el té o alguna bebida (creemos). Aquello era como volver a la España de los años 40... Parecíamos espías controlando todos sus movimientos. :P

Imagen enviada
Vistas de Chefchaouen desde la mezquita española

Estando allí arriba comenzaron las mezquitas a llamar a la oración. Las torres de éstas tienen unos altavoces que comienzan a rezar. Son 5 los rezos que tienen que hacer los musulmanes, y 5 las llamadas que hacen, pero sólo escuchamos a lo largo del día 4 porque la primera es antes de amanecer y estábamos dormidos a esa hora. :( Son varias las mezquitas que hay Chefchaouen, y lógicamente no están sincronizadas, así que desde la situación en la que estábamos era muy curioso ver como empezaba a llamar una mezquita, luego otra, luego otra,...

Imagen enviada
Una mezquita cualquiera

Ya bajando nos hicimos una foto los 5 integrantes del grupo con la ciudad de fondo. ¡¡Y aquí salgo con la camiseta del CEF Selem!!; ya te dije que la estrenaría en el primer viaje que hiciese. :)

Imagen enviada
De izquierda a derecha: Pasos Largos, tito Juan, Elena con Choco, Chave y Rose

Se estaba haciendo la hora de comer, así que nos fuimos hacia la plaza principal a comer.


Almuerzo

En la plaza principal existen muchos restaurante con sus terrazas donde puedes comer. Las cartas son casi idénticas en todos sitios, así que no hay mucha diferencia entre unos y otros. Os encontraréis a chicos intentando invitaros a su restaurante, para que comáis en él, a cualquier hora que pasarais; además, se quedaban con tu cara y cuando volvías a pasar volvían a intentar que te quedaras en su sitio o que te comprometieras a volver.

Fuimos a un restaurante de la plaza de un hombre que conocía Juan, pero por lo visto había cambiado de dueño. :P Aún así nos quedamos allí.

Lo que te ofrecen en estos restaurantes son los platos típicos de Marruecos. Uno de ellos es el cous-cous, que se sirve con pollo, ternera, verduras,... si es la primera vez que se va a este país recomendaría que se tomase, porque es lo más típico. Aunque también están los tajines (se pronuncia " tallín"), que viene a ser unos guisados de carne, siempre pollo o ternera (recuerdo que el cerdo allí esta prohíbido); y kefta, que son albóndigas de carne. Si vais a Marruecos tenéis donde elegir. Cada uno pidió un plato distinto para poder ir probando.

Imagen enviada
Comida; al fondo el tajin de carne, a la izquierda cous-cous de carne y debajo kefta

La comida estaba bastante buena ya que todo es natural, hasta el tomate frito del kefta se notaba que lo habían hecho ellos, algo que se nota bastante al paladar. La comida fue una gran ensalada, 3 cous-cous (cada uno distinto), un tajin de kefta y otro de carne; con 5 zumos de naranja y té al final de la comida y el precio fue a 305 dihrams (unos 5,5 € por persona). No muy caro si se tiene en cuenta que estábamos en la zona más turística de la ciudad. De todas maneras, los precios de Marruecos se nota que están subiendo debido al turismo.

Este tema ha sido editado por Pasos Largos: 17 octubre 2008 - 12:28

Os voy a contar una historia de cuando yo era más joven,... y los trenes eran animales mitológicos que simbolizaban la huida, la fuga, la vida, la libertad...
0

#32 Desconectado   Pasos Largos Icono

  • El bandolero
  • PipPipPipPipPipPipPip
  • Grupo: Members
  • Mensajes: 561
  • Desde: 10-julio 07

Posteado 15 marzo 2008 - 14:37

Fuera de medina

Decidimos salir de la medina para conocer un poco el resto de Chefchaouen, visitar la ciudad más auténtica, no sólo la zona turística. Para ello salimos por Bab el-Ain, una de las puertas de la medina, la que está orientada al resto de la ciudad.

Imagen enviada
Bab el-Ain

Fuimos hacia la plaza de Mohamed V, que estaba muy cerca, una de las plazas principales de la ciudad y que es el sitio donde se toman los grand taxis para cuando quieras salir de Chefchaouen.

Imagen enviada
Plaza Mohamed V

En esta plaza nos pasó algo curioso. Recuerdo que era el puente de Andalucía, por lo que aquello estaba plagado de andaluces, era increíble. No sé si vi a más marroquíes o a andaluces en este viaje :D. Así que tenía el presentimiento que me cruzaría con alguien conocido.... y ocurrió. Estábamos dándole la vuelta a la plaza cuando veo que un coche se para y viene un muchacho hacia mí :lol: : era un colega de Granada, compañero mío de francés, y que por lo visto también conocía a Elena. Aquello fue un puntazo, está más que demostrado que el mundo es un pañuelo...

Imagen enviada
Plaza Mohamed V

Nos fuimos hacia la zona del mercado para ver un poco aquello. Por esa zona es en la propia calle es donde te encuentras los puestos para vender las verduras y frutas.

Imagen enviada
Puesto de frutas y verduras

Había un puesto de especias, así que Chave y yo compramos allí para poder hacer los pinchitos morunos, puesto que allí nos saldría más barato que en alguna tienda de la medina. La mezcla no la tienen preparada, te la hacen allí mismo cogiendo un poco de aquí y un poco de allí, para que tú la mezcles. Si mal no recuerdo la mezcla es azafrán, canela, pimienta negra, pimientón y comino molido (creo que no se me olvida nada) y el precio fue 50 dihrams por unos 100 gr. También compramos canela en rama, 10 dihrams/100 gr. Las balanzas ys sus pesas como os podéis imaginar totalmente rudimentarias.

Imagen enviada
Puesto de especias

Esta zona se nota que es mucho menos turística y más dedicada al pueblo llano; los edificios son más parecidos a los de cualquier ciudad y se nota más pobreza. No estuvimos mucho tiempo allí y volvimos a la medina.


Cerámica, artesanías, tiendas,... de compras

Volvimos ya a la medina para seguir paseando por sus calles e ir mirando las tiendas para hacer alguna que otra compra.

Encontraréis muchas mujeres vendiendo pastillas de almizcle, una resina que sale de una glándula del ciervo almizclero, y que se usa para la ropa. Se divide en varios trocitos y se pone en los cajones, armarios,... y le dan un cierto olor bastante agradable. Por lo visto duran mucho. Cada pastilla suele costar 5 dihrams

Volvimos a entrar por Bab el-Ain, y por aquella zona encontramos muchas tiendas donde venden especias y alimentación en general. Sacaban mesas o los sacos de éstas y las ponían por la calle sin ningún problema.

Imagen enviada
Tienda de especias

Imagen enviada
Tienda

En frente del hostal existía un horno de pan. Mientras esperaba por la mañana en la puerta del hostal para salir se puso a hablar conmigo su dueño (ya dije que todo el mundo se pone a hablar contigo). Antes de ir por el mercado pasé por allí y me llamó para que viera como metían el pan en el horno, que hiciese algunas fotos, y que me quedara allí un rato charlando con él. Le dije que después volvería, que ahora iba a dar una vuelta,... pero cuando volví no estaba. Me lo encontré después en "nuestra cafetería" y me dijo que me había estado esperando, pero lo dijo con una sonrisa. :) Ya dije que la gente allí era muy simpática, y se agradece viajar y conocer a gente así de amables y agradables. La panadería no os penséis que era grande, solo una pequeña habitación con el horno, y como ésta había varias...

Imagen enviada
Horno

Seguimos andando viendo más puestecillos y más tiendas. Encontramos en una tienda a un hombre con un telar haciendo alfombras.

Imagen enviada
Fabricando alfombras

Y seguimos paseando y viendo más y más tiendas que exponían sus artesanías, ropas y más productos en la calle.

Imagen enviada
Calle de tiendas

Imagen enviada
Tienda

Imagen enviada
Tienda

En Marruecos para comprar hay que regatear, como supongo que ya sabréis. Se dice que se pretende llegar a un trato con el comerciante, queda más elegante que decir que hay que regatear. Igual que con la comida los precios han subido bastante en estos últimos años y no penséis que os lo vais a encontrar mucho más baratos que por aquí (por lo menos en Granada, tengo entendido que en Madrid las cosas típicas árabes son mucho más caras). Pero ya que se va allí, es interesante comprar algo típico, y algún dinero seguro que te ahorras. Lo que sí hay que tener claro es que engañar os van a engañar :P , tienen todo más controlado de lo que parece. A la hora de llegar a un trato tened en cuenta que muchas veces nos peleamos por ahorrarnos un euro, algo que para nosotros significa bastante menos que para ellos. Respecto a cuando estuve hace 5 años, me di cuenta que ahora es mucho más difícil regatear.

Elena y Chave entraron en una tienda porque querían un alfombra, y empezaron a hablar con el hombre. El resto nos quedamos fuera esperando un rato, hasta que vimos que el dueño sacó la pipa de quif, algo que nos indicó que aquello iba para largo, así que nos fuimos y quedamos en vernos más tarde. Los marroquíes tienen una capacidad para camelar a la gente increíble, te van engatusando poco a poco y no te das cuenta. A mí me tocó comprar luego en otra tienda.

Nos fuimos a ver a un amigo artesano de Juan, un marroquí, que va la gente a su taller simplemente para hablar con él. Nos habíamos pasado por la mañana, y quedamos en vernos con él más tarde, pero estaba ya su taller lleno, así que nos fuimos a seguir paseando.

Y entonces Choco tuvo uno de los momentazos del viaje. El perro es buenísimo, no dio ningún problema, y sus necesidades las hacía siempre en la calle, estaba muy bien educado. Estábamos hablando Juan y yo, nos despitamos del perro un momento y no tiene otra ocurrencia que mearse en unos de los gorros de una de las tiendas. Lo que yo me pude reir cuando pasó aquello...:lol: El dueño se rio y dijo que no pasaba nada, que no tenía que pagar el sombrero, que no había ningún problema, como veis muy simpático y agradable el colega.

Y me tocó a mí comprar algo, me enganché yo a una tienda. Había visto una sudadera con los colores de la ciudad, azul lógicamente, que me gustó y quería comprármela como recuerdo del viaje. Ya me desenganché de Juan y Rose, quedamos en vernos en una de las cafeterías de la plaza de la medina. Empecé a hablar con el hombre y a intentar llegar a un trato con él. También quería comprar una pasmina (pañuelo) para mi hermana, así que el precio al que tenías que acordar era conjunto, mejor que regatear por un lado y por otro. Intentarán venderte en euros, pero como tenía dirhams lo prefería en esta moneda, porque a saber qué cambio me hacía. :cid: La cuestión es que no acordamos nada, ya que no quería el precio que yo le ofrecía, y se mosqueaba incluso diciendo que no; esto es normal, pero lo que hay que hacer es mantener la calma. Como no llegamos a un trato me fui, ya que muchas veces cuando ven que te van te aceptan tu precio, u otros de otras tiendas están atentos y te captan; y eso fue lo que pasó. Me decían que me aceptaban el precio, pero yo ya quería incluir una pipa para fumar quifi, para tenerla como recuerdo. Me costó pero al final conseguí la sudaderilla, la pasmina y la pipa de quifi por 150 dihram (si mal no recuerdo pedía al principio 250 dihrams o más). Seguramente me timarían, pero bueno, es algo que tenía asumido.

Luego pasó algo gracioso, estaba parado poniendome una sudadera porque hacía un poco de frío y se me acercó el dueño de la primera tienda preguntándome por cuánto había sacado lo que me había comprado. Se lo dije, y se fue con un mosqueo increíble. Pues nada, mala suerte, que hubiera aceptado mi trato. :P

Imagen enviada
Tienda

Tenía un encargo y era comprar algún plato de cerámica para mi famlia, y eso hice. La cerámica allí es bastante bonita, siendo los más típico los platos y cuencos. Un plato de cerámica típico de allí se llama tajin, como la comida puesto que se suele servir en él. Es un plato de barro pero con una especie de tapa, para servir la comida calente en la mesa. En la foto siguiente son las 4 piezas que se encuentran a la izquierda de color marrón-barro. La cerámica es un buen regalo si visitáis Marruecos. Compré un par de platos, y me costaron 55 dihrams (el precio original fueron 70-80 dihrams).

Imagen enviada
Cerámica

Nos fuimos encontrando y agrupando. Nos vimos por la placita donde estaban Juan y Rose tomándose un té. Enseñamos nuestras compras, y nos sentamos a descansar en la plaza. Pasó un muchacho con una bandeja de dulces, así que le compramos algún que otro: 3,50 dihrams/ud. y os aseguro que estaba buenísimo, y eso que yo no soy muy dulcero.

Imagen enviada
Después de las compras


Cena

Se estaba haciendo de noche, así que nos fuimos al hostal a arreglarnos, descansar e irnos para cenar. El lugar de reunión: la cafetería de nuestra placita... ;)

Imagen enviada
Plaza Hausa, nuestra placita

Allí conocimos a Said, un chico marroquí bastante simpático y agradable. Nos tomamos un té con él y nos aconsejó donde cenar, en un restaurante no frecuentado por turistas y donde solían ir los policías de la ciudad. El vivía en aquella plaza, y nos contaba que trabajaba con los turistas, acompañándolos a algún sitio y llevándose así alguna que otra propinilla.

También conocimos a Mohamed, un muchacho que estaba cojo que tenía una tienda en la placita, y que tenía bastante genio y carácter, y para colmo estaba un tanto borracho. Al principio sí habló con nosotros pero luego nos dimos cuenta que no les hacíamos mucha gracia los turistas, así que lo mejor fue evitarlo, aunque hay que reconocer que no tuvimos ningún problema ni encontronazo con él.

El saludo allí es curioso: se da la mano y luego toque a tu pecho con esa misma mano.

Imagen enviada
Said con Juan

Said nos llevó al restaurante, que se llamaba Assada, y se encuentra en un callejón cerca de la placita. Tenía una terraza así que subimos arriba, y se estaba genial. El menú consistió en una harira, o sopa marroquí, que es el sopa con la que suelen romper el ayuno en la época del Ramadán y lleva de todo: legumbres, pasta, carne,... ya que es muy energética.

Imagen enviada
Harira

De segundo los que tomamos tajin por la mañana pedimos cous-cous y viceversa. De postre té acompañado de sus pastitas. Nos costó todo 230 dihrams (unos 5,10 € por persona, Chave no cenó), y la cantidad fue mayor que en el restaurante que tuvimos por la mañana, así que os recomiendo que lo busquéis. :D

Imagen enviada
Cenando

Nos gustó tanto el sitio que al día siguiente decidimos volver para desayunar. Bajando nos dimos cuenta que el restaurante no tenía cocina, y Juan dijo que era uno de los misterios de Marruecos ¿dónde hacen de comer?:P Suele ser alguna casa cercana...


Paseando por la noche

Salimos del restaurante a eso de las 21h00-22h00 porque tenían que cerrar, pero lo curioso es que esa hora muchas tiendas y establecimientos seguían abiertos, excepto los de artesanía. Los más curioso fueron son las barberías, que tenía a gente para pelarse incluso. :lol: La noche anterior la vimos Juan y yo en la vuelta que nos dimos, y hay que pensar que eran sobre las 0h00.

En frente del restaurante había una tienda de té y distintas especias, así que paramos a comprar algo. Cada uno compró lo que quiso; yo cardamomo para hacer té, porque en España me cuesta encontrarlo: 10 dihrams/bolsita; y anís estrellado, que allí está más barato y le da un buen toque anisado al té: 10 dihrams/bolsita.

En la tienda también se venden los polvos para encalar las paredes de su color azul tan caracterísitico, que son los conos esos que aparecen en la foto. Las casas suelen ser de color blanco en las zonas altas y azul en las bajas, y es debido para reflejar el sol y porque el azul ahuyenta los mosquitos, por lo menos eso fue lo que me dijeron. :(

Imagen enviada
Tienda

Seguimos andando y paseando por la ciudad que tenía un bonito toque azulado. En las fotos no se puede apreciar mucho, ya que si hacía las fotos con flash las paredes me salían blancas, y si las hacía sin él suelen salir borrosas, y no sale el color real que capta el ojo. En fin, hice lo que pude ;)

Imagen enviada
Chefchaouen de noche

Imagen enviada
Chefchaouen de noche

Imagen enviada
Chefchaouen de noche

Imagen enviada
Chefchaouen de noche

Nos fuimos los 5 al hostal a descansar. Nos subimos a la terraza a hablar un rato, y poco a poco las chicas se fueron a dormir. Nos dimos Juan y yo una vuelta para sacar a Choco y nos fuimos a dormir.

Acababa nuestro segundo día.

Este tema ha sido editado por Pasos Largos: 07 mayo 2008 - 00:46

Os voy a contar una historia de cuando yo era más joven,... y los trenes eran animales mitológicos que simbolizaban la huida, la fuga, la vida, la libertad...
0

#33 Desconectado   Suree Icono

  • Interrailer@
  • PipPipPipPip
  • Grupo: Members
  • Mensajes: 136
  • Desde: 04-agosto 07

Posteado 15 marzo 2008 - 16:21

Menuda pinta que tiene Chefchaouen!! Con tu relato dan ganas de ir a Marruecos. En serio.

Además, visto desde la panorámica, tiene toda la pinta de un pueblo típico andaluz de casitas blancas. Y sus callejas blancas y azules, me recuerdan en cierta manera a la judería de Córdoba (aunque esta es totalmente de callejillas blancas..) :( ..

Muy bonitas las fotos, me han encantado! Y si que da sensación de haber sitçdo un viaje relajante, sin prisas y disfrutando de la esencia marroquí.
[font=Tahoma][color=#CC66CC]

Con el tiempo te das cuenta de que en realidad, lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese único instante.
0

#34 Desconectado   Pasos Largos Icono

  • El bandolero
  • PipPipPipPipPipPipPip
  • Grupo: Members
  • Mensajes: 561
  • Desde: 10-julio 07

Posteado 15 marzo 2008 - 21:41

Ya comenté que pondría algo sobre el quif, y he leído lo que pone la lonely planet sobre él, así que lo he copiado ya que explica muy bien su cultivo y su significado para esa zona de Marruecos. Para que nos entendamos desde el principio, el cultivo de quif es el cultivo de Cannabis, de marihuana. :(

Quif en el Rif

Fumar quif, palabra procedente del término árabe que significa "placer", es una antigua tradición en el norte de Marruecos. En la cordillera del Rif, desde Chefchaouen hasta Ketama y más allá, su cultivo está muy extendido, siendo lo único que se planta en algunos pueblos.

El hachís, que viene a ser el quif comprimido, es un invento más fuerte y moderno desarrollado en la década de 1960 para su exportación. Mientras que un viejo cabrero de las montañas prepara su pipa de quif para conversar con los forasteros, los rifeños más jóvenes y occidentalizados prefieren el hachís.

El Rif es una de las zonas más pobres de Marruecos y el cultivo de quif se ha convertido en uno de los pilares de su economía, en parte gracias a que las autoridades hacen la vista gorda. Sin embargo, en los últimos años ha habido fuertes presiones de EE.UU. y la UE (actualmente el principal socio comercial de Marruecos) que han provocado la reacción de las autoridades marroquíes. Se han puesto en marcha programas internacionales de ayuda para fomentar el turismo ecológico y cultural con el fin de convertirlos en sectores de desarrollo, aunque basta recorrer las maltrechas carreteras de las montañas durante un día para darse cuente de que hacen falta grandes inversiones para poner al día las infraestructuras locales.

En 2004, la producción de quif fue declarada técnicamente ilegal, por lo que los agricultores ya pueden ser procesados por ello. En la práctica, la aplicación de la ley ha sido muy laxa, y la posesión y el uso moderado siguen siendo tolerados. Algunos viajeros se libran del acoso policial comprando pequeñas cantidades para uso personal. Sin embargo, no hay que viajar nunca con quif encima y se debe desconfiar de los vendedores, pues muchos son informadores de la policía.


Las pipas de quifi son muy largas como podéis observar en la fotografía. Están fabricadas de madera, y son dos piezas para poder transportarlas mejor. Al final de la pipa se pone una cazoleta, que suele ser de barro o piedra, y dentro de ésta se pone el quifi. La cantidad que se echa es sólo para 3-4 caladas; luego se da un soplido fuerte para vaciar la cazoleta y se vuelve a llenar. Suelen llevar bolsitas con el quifi, y los marroquíes se suelen sentar a fumarlo tranquilamente en su pipa; es parte de su cultura.

Imagen enviada
Pipa de quifi


Más fotos

Voy a colgar más fotillos de Chefchaouen. Muchas se hicieron en la medina, y son estampas y momentos de nuestra estancia en esta ciudad, para completar las anteriores. :lol:

Imagen enviada
Hostal Andaluz

Imagen enviada
Por la medina

Imagen enviada
Por la medina

Imagen enviada
Por la medina

Imagen enviada
Por la medina

Imagen enviada
Subiendo a la mezquita española

Imagen enviada
Por el puente del río Ras el-Maa

Imagen enviada
Entrando a la medina por Bab al-Ansar

Imagen enviada
En la plaza Uta el-Hammam

Imagen enviada
En la plaza Uta el-Hammam, al lado de la Grande Mosquée

Imagen enviada
Por la medina

Esta foto me encanta ;)

Imagen enviada
Por la medina

Imagen enviada
En la plaza Uta el-Hammam


Y algunas fotos nocturnas :lol: :

Imagen enviada
Plaza Uta el-Hammam

Imagen enviada
Kasba

Imagen enviada
Grande Mosquée

Imagen enviada
Por la medina

Imagen enviada
Por la medina

Imagen enviada
Por la medina
Os voy a contar una historia de cuando yo era más joven,... y los trenes eran animales mitológicos que simbolizaban la huida, la fuga, la vida, la libertad...
0

#35 Desconectado   MissMisery Icono

  • Revisor
  • PipPipPipPipPipPip
  • Grupo: Members
  • Mensajes: 436
  • Desde: 31-julio 07

Posteado 15 marzo 2008 - 22:47

Me encantan las fotos!!!!!!

Yo ya tenía claro que quería ir a Marruecos, creo que este diario me da más ganas aún.

Por cierto, qué buen tiempo os hizo, porque salís en la mayoría bien ligeros de ropa....


Se te van a juntar dos diarios... :(
0

#36 Desconectado   Pasos Largos Icono

  • El bandolero
  • PipPipPipPipPipPipPip
  • Grupo: Members
  • Mensajes: 561
  • Desde: 10-julio 07

Posteado 15 marzo 2008 - 23:04

Ver mensajeMissMisery, en 15 Mar 2008, 22:47, dijo:

Se te van a juntar dos diarios... :(

¿Sólo dos? Se me van a juntar 4 ;)

Edito: el tiempo buenísimo: todo el día en manga corta. Aunque en la foto de la cena nos veáis con polar, pensad que estábamos comiendo en la calle, y debajo del polar yo sólo llevaba una camiseta.

Este tema ha sido editado por Pasos Largos: 15 marzo 2008 - 23:18

Os voy a contar una historia de cuando yo era más joven,... y los trenes eran animales mitológicos que simbolizaban la huida, la fuga, la vida, la libertad...
0

#37 Desconectado   shushu Icono

  • new life!
  • PipPipPipPipPipPipPipPipPip
  • Ver imágenes
  • Grupo: Miembros
  • Mensajes: 2545
  • Desde: 09-junio 05

Posteado 15 marzo 2008 - 23:52

Heey!! que chulas las fotos!!! me encanta!!! me recuerda mogollón a todo lo que visité en Túnez, que wai! jeje
y que suerte que os hiciera buen tiempo :(
te sigo!!
** La viDa es como un libro, y quien no viaja, se queda en la pRimera página!

http://algunascosasq...r.blogspot.com/

Imagen enviada
0

#38 Desconectado   Pasos Largos Icono

  • El bandolero
  • PipPipPipPipPipPipPip
  • Grupo: Members
  • Mensajes: 561
  • Desde: 10-julio 07

Posteado 19 abril 2008 - 02:48

A ver si voy acabando este diario, ya que es el que menos me queda, para así ir terminando unos y poder ponerme más en serio con otros, que con las tonterías tengo ahora mismo 3 (ó 4, según se mire) abiertos. :huh:

Este día está en dos partes porque no me los permite en una:


Día 3 (sábado, 1-mar-08): Chefchaouen - ASILAH

Desayuno y despedida de Chefchaouen

Nos despertamos a eso de las 9h00; habíamos pensado levantarnos un poco temprano ya que ese día teníamos que tomar un taxi que nos llevara hasta Asilah, nuestro próximo destino. Yo no me enteré, pero por lo visto bastante temprano a alguien le empezó a sonar su móvil despertando al personal. ¿Quién había sido el culpable esta vez? ¿De quién era el móvil? :) En aquel momento todos éramos inocentes, pero al final conseguimos saber quién era el culpable.

Nos aseamos un poco y decidimos ir a desayunar el mismo restaurante en el que habíamos comido la noche anterior. Conforme estábamos listos nos íbamos a nuestra placita, y cuando estábamos los 5 hacia allí nos fuimos. Nos subimos a la terraza otra vez y se estaba de escándalo: al aire libre, el sol calentándonos, y muy tranquilitos. Pedimos crepes, con miel, que estaban buenísimos; te lo servían como aparece en la foto, los crepes y un cuenquito con miel para que mojes en él. También pedimos té y zumo de naranja para todos. Nos costó todo 100 dirhams (unos 1,80 €/persona), como veis muy barato, y os puedo asegurar que no nos quedamos con hambre.

Imagen enviada
Desayuno en Chefchaouen

Terminamos de desayunar y nos acercamos a la plaza ya que algunos teníamos que cambiar dinero, y un poco para despedirnos de Chefchaouen. Nos encontramos a algunos marroquíes amigos de Juan (¡¡qué capacidad tienen para quedarse con las caras de la gente!!), y nos despedimos de ellos... ya nos íbamos de aquella hermosa ciudad.

No queríamos salir muy tarde así que no nos entretuvimos demasiado. Fuimos al hostal, recogimos nuestras cosas, nos despedimos del recepcionista y nos dirigimos hacia la plaza Mohamed V, el sitio donde está la parada de los grand taxis.

Estábamos llegando a dicha plaza cuando un taxista al vernos con la mochila vino directamente hacia nosotros para ofrecerse a llevarnos, porque estaba clarísimo que queríamos un grand taxi. Empezamos a negociar con él, queríamos que nos llevara a Asilah por 300 dirham, pero dijo que no, que era muy poco; no me acuerdo bien si quería 700 dirham o por ahí... y empezamos el típico teatrillo: le dijimos que no, que nos íbamos a buscar a otro, el taxista intentando llevarnos hacia su taxi, que si esto, que si lo otro,...

Pero al final este mismo taxista nos consiguió un taxi que nos llevara, un taxi que no era el suyo. Y el hecho que te busquen otro taxista que nos lleve es muy común por lo siguiente: el taxi en el que fuimos venía de Tánger, así que ahora le tocaba hacer el viaje de vuelta solo, por lo tanto nos aceptaba un precio más bajo, el taxista primero se lleva una pequeña comisión del trato y libertad para buscar otros pasajeros, y el taxista de Tánger no vuelve vacío. Y todos contentos. :D Al final acordamos 400 dihrams para llevarnos desde Chefchaouen a Asilah.


Camino a Asilah

Como era normal, me tocó ir delante en el taxi, al lado del taxista. Éste se llamaba Mohamed si mal no recuerdo, y era bastante simpático y muy hablador. Se puso muy contento cuando le dijimos que éramos profesores (no entiendo porque le flipan tanto que le digan que somos profesores, cuando curiosamente ninguno lo era ;)). Estuvimos gran parte del viaje hablando con él, riéndonos, y buscando al culpable del móvil de la mañana. Con eso nos reímos mucho, incluido el taxista ya que se lo explicamos, porque buscando e indagando de quién había sido curiosamente sonó un móvil, y era esa la melodía la que sonó por la mañana... Van dos días despertándonos los móviles con dos culpables distintos... ¿a quién le tocaría al día siguiente?

En el camino, cerca de Chefchaouen todavía, el taxista paró en una fuente para coger un poco de agua. Salimos, estiramos piernas (tampoco llevábamos mucho de viaje, la verdad) y bebimos un poco de agua. En mi afán aventurero e investigador me puse a subir por un monte a ver si detrás veía alguna plantación de marihuana pero mi gozo en un pozo, no encontré ninguna. ;) Antes era más común verlas, te las podías encontrar a pie de carretera, pero desde que prohibieron en 2004 es más raro. También es cierto que en esa zona no hay tantas, solían abundar por Ketama, más al este de Chefchaouen (nosotros íbamos hacia el oeste).

Subiendo el montecillo pasó algo que es muy curioso en Marruecos, y es que estés donde estés en mitad del campo, del monte, en el sitio más recóndito de la sierra,... siempre vas a ver un marroquí que te está observando. No sé como narices lo hacen, pero es verdad. ;)

Imagen enviada
Carretera Chefchaouen - Tetuán

El trayecto entre Chefchaouen y Asilah duró unas 2h30 mal contadas. Hay que pasar por Tetuán y Tánger. Como dije anteriormente el tramo entre Ceuta y Tetúan ya tiene dos calzadas en cada sentido, y entre Tetuán y Tánger ya están de obras, ya que este es el principal eje norte-sur del norte de Marruecos.

Entre Chefchaouen y Tanger, pasando por Tetuán, la carretera es de montaña pero tampoco creáis que tenían muchas curvas, y los paisajes son simplemente preciosos. Entre Tetuán y Tánger era común encontrarte a gente en los arcenes con puestecillos que vendían palmitos. Para el que no lo sepa el palmito es una palmera enana que vive en la región mediterránea, y lo que se come son los tallos. En España está prohibida su recolección y por eso los que nos encontramos son de sudamérica u otro lado, pero en Marruecos no, así que te encontrabas a los vendedores con las ramas de esta palmera y los brazos extendidos ofreciéndotelos en los arcenes de la carretera.

La carretera Tánger - Asilah discurre a lo largo de la costa, así que el paisaje era llano con el mar a nuestra derecha. Vimos incluso unos camellos en la arena, pero no creo que eran muy naturales... parecían más como atractivo turístico. :P

Llegamos a Asilah a eso de las 14h00. Al día siguiente Elena y yo teníamos que volver a Ceuta, así que intentamos hacer un trato con Mohamed, para saber por cuánto dinero nos llevaría hasta allí. Estuvimos hablando un rato, pero no conseguimos llegar a nada; nosotros queríamos que nos llevara a los dos por 400 dirham, pero él dijo que no que era muy poco: tenía que salir desde Tánger, recogernos en Asilah, llevarnos hasta Ceuta y volver a Tánger... en parte llevaba razón. De todas maneras nos dio su número de teléfono para que lo llamáramos si quería que nos llevara.

Ya estábamos en Asilah.


Llegada a Asilah y búsqueda de alojamiento

El taxi nos dejó al lado de la medina, concretamente muy cerca de la puerta Bab Elkassabah, la que está situada más al norte. No teníamos ningún sitio mirado donde dormir... pero nosotros teníamos a tito Juan y su sabiduría, así que estábamos tranquilos. :P En muchos sitios de Marruecos hay casas donde te alquilan habitaciones; no son hostales como tal, por lo que tienes que conocer donde están, y Juan conocía una de esas casas. De todas maneras, cuando te ven con una mochila y pinta de guiri suele haber gente ofreciéndote alojamiento, y se refieren a este tipo de casas, u hostales.

La casa estaba muy cerca de donde nos dejó el taxista, en el interior de la medina. Llegamos y tenían la habitación libre. Era muy simple, una habitación con una gran cama de matrimonio y unos sofás, más que sofás eran bancos muy largos almohidallos, que servían como cama. Teníamos cuarto de baño y cocina, pero el frigorífico estaba apagado y la hornilla no se podía cocinar porque no tenían los fogones, así que estaba más de adorno; supongo que si lo hubiéramos pedido podríamos haber hecho uso de ella, pero no nos hizo falta. Nos costó el alquiler de la habitación 400 dirham (unos 36 €), así que entre los 5 no era muy caro; pero al día siguiente dos personas nos íbamos, así que pensamos quedarnos esa noche allí y luego los que se quedaran buscarían algo más barato.

Imagen enviada
Habitación en Asilah

Había una terraza que tenía unas bonitas vistas del mar y de parte de la medina.

Imagen enviada
El mar desde la terraza

Dejamos las cosas y nos fuimos a visitar la ciudad.


Visita a Asilah

Como hice con Chefchaouen, me apoyaré en la lonely planet para enseñaros un poco Asilah.

La bella ciudad de Asilah se ha convertido en una de las favoritas para quienes viajen por la zona septentrional de la costa atlántica. Hay una buena selección de hoteles, numerosos restaurantes y un animado panorama artístico, con montones de pequeñas galerías y un festival cultural de carácter internacional. Es una ciudad en la que muchos artistas, escritores,... se están instalando y comprando casas, como por ejemplo Antonio Gala.

La pequeña medina se está aburguesando rápidamente, puesto que la están ocupando marroquíes y europeas adinerados, y sus estrechas calles ahora están limpísimas. Hay un montón de instalaciones orientadas al turismo repartidas por las calles circundantes; a mediados de verano, la ciudad está plagada de turistas, las playas están repletas y hay mucha gente que anuncia sus negocios y comercios. Se recomienda visitarla en temporada baja para apreciar en su mejor momento el encanto del viejo mundo que aún conserva esta bella ciudad encalada.

Imagen enviada
Asilah


Historia

Asilah ha tenido un turbulento como puerto pequeño pero estratégico desde que los cartagineses dieron a la colonia el nombre de Zilis. Durante las Guerra Púnicas, los lugareños apoyaban a Cartago y cuando la región cayó en manos de los romanos, los autóctonos fueron enviados en barco a España y sustituidos por íberos. Desde entonces, Asilah estuvo unida inexiorablemente a los españoles y a sus numerosas batallas por el territorio.

Cuando el cristianismo venció a la fuerzas del islam en la Península Ibérica en los ss. XIV y XV, Asilah notó las repercusiones. Los portugueses tomaron el puerto en 1471 y construyeron las murallas que aún rodean la medina, y en 1578 el rey Sebastián de Portugal emprendió una desventurada cruzada de Asilah. Lo mataron y Portugal y sus posesiones en Marruecos pasaron a manos de los españoles.
Lo primero que vimos nada más llegar a Asilah fue la siguiente torre, ya que se encuentra muy cerca de la entrada a la medina, y tiene un cierto estilo portugués, recuerda en parte a la Torre de Belem de Lisboa.

Imagen enviada
Torre El-Kamra

Nueve años después, los marroquíes tomaron Asilah, que perdió el puerto a manos de los españoles. Posteriormente, en 1691, la volvió a tomar Mulay Ismael. En el s. XIX, la constante piratería hizo que Austria y luego España enviaran sus armadas para bombardear la ciudad. Su renegado más famoso fue Er-Raissouli (en esta misma página), uno de los bandidos más pintorescos jamás salidos de la salvaje cordillera del Rif. A principios del s. XX, Er-Raissouli usaba Asilah como base y se convirtió en la pesadilla de las potencias europeas cuando España hizo que Asilah pasara a ser parte de su protectorado en 1911.


Murallas y medina

La medina de Asilah, en su mayor parte residencial, está rodeada de macizas fortificaciones de piedra construidas por los portugueses en el s. XV; estas murallas flanqueadas por palmeras, se han convertido en el elemento más famoso de la ciudad.


Imagen enviada
Muralla

Imagen enviada
Muralla

La medina y las murallas han sido plenamente restauradas en los últimos años y vale la pena pasear por las estrechas calles bordeadas de casas encaladas. Aunque la restauración ha dejado la medina muy aséptica, las ornamentadas rejas de hierro forjado y los coloridos murales (pintados cada año durante el festival) la hacen ideal para tomar fotografías. Artesanos y artistas han abierto talleres por las calles principales e invitan a los transeúntes para que los vean trabajando.


Imagen enviada
Bab Elkassabah, entrada norte de la medina

Imagen enviada
Una calle de la medina cualquiera

Imagen enviada
Otra calle de la medina cualquiera

Imagen enviada
Otra calle de la medina cualquiera, con murales

El acceso a las murallas es limitado. El bastión sudoeste es el mejor lugar para las vistas del mar y está muy concurrido durante la puesta de sol. También ofrece vistas del cercano kouba de Sidi Mamsur (cerrado a los no musulmanes) y del cementerio mujaidín.

Imagen enviada
Asilah desde el bastión sudoeste

Imagen enviada
En el bastión

Imagen enviada
Kouba de Sidi Mamsur y cementerio mujaidín desde el bastión

Bab Homar, la entrada sur de la medina, está conorada por el erosionadísimo escudo de armas real portugués.

Imagen enviada
Bab Homar

Imagen enviada
Escudo de armas portugués

Hay unos cuantos cañones viejos en el interior de la muralla de la medina que da al mar, pero al paso está cortado desde la pasarela de abajo y sólo se pueden ver de lejos. El jueves, día principal de mercado de Asilah, es cuando más concurrida está la medina.

Imagen enviada
Cañones


Playas

La playa principal de Asilah, flanqueada por campings y hoteles, se extiende al norte de la ciudad. Es una amplia extensión de arena dorada y aunque es agradable en temporada baja, las multitudes y el ruido de la carretera cercana la hacen poco atractiva en verano. Para más paz y tranquilidad, se puede ir 3 km al sur de Asilah, a Paradise Beach, un rincón magnífico e impecable que realmente hace honor a su nombre. Se pude llegar dando un agradable paseo por la costa o subir a uno de los carros tirados por caballos que recorren este camino en verano.


La medina de Asilah no es tan grande como la de Chefchaouen y en algo más de una hora te da tiempo perfectamente a recorrértela entera. Es una ciudad en que se nota mucho la influencia europea, por ejemplo en la ropa de la gente, el estilo era igual al que tenemos en España, incluso vimos algunos estilo hip-hop,... ya no era tan común encontrar a alguien con las chilabas típicas marroquíes; y el ambiente era distinto. Personalmente me recordaba mucho más a algún pequeño pueblo costero de la zona de Cádiz que a Chefchaouen. Aún así, es una ciudad bastante bonita y bastante limpia, que recomiendo que visitéis sin duda: sus casas encaladas, la muralla de la medina, la tranquilidad que da el mar,... :)
Os voy a contar una historia de cuando yo era más joven,... y los trenes eran animales mitológicos que simbolizaban la huida, la fuga, la vida, la libertad...
0

#39 Desconectado   Pasos Largos Icono

  • El bandolero
  • PipPipPipPipPipPipPip
  • Grupo: Members
  • Mensajes: 561
  • Desde: 10-julio 07

Posteado 19 abril 2008 - 03:05

Compra en el mercado, comida y baño en la playa

Dimos un paseo por la ciudad y terminamos saliendo por la zona opuesta al mar. En ese lado de la muralla había varios restaurantes con sus terrazas junto a ésta.

Imagen enviada
Muralla

Puesto que Asilah es una ciudad costera, para comer lo más típico de allí es el pescado, el cual es fresco como os podéis imaginar. Nos vino un olor a pescaíto que hizo que nos entrara hambre a todos. No sabíamos qué ni dónde comer, así que puesto que Chabe había traído latas para todos decidimos comprar algo de pan y fruta y así aligerar un poco el peso de su mochila. :)

Al lado de Bab Homar, la entrada sur de la medina que se encuentra por esa zona, había un mercado donde fuimos a comprar. Éste era simplemente puestecillos en la calle donde te vendían todo tipo de fruta, verdura, pan, carne,...

Imagen enviada
Puestecillo de hierbas, entre ellas la hierbabuena para el té

Compramos 5 panes cuyo precio era 2 dihram/ud. El pan marroquí, aparte de barato (0,18 €/ud) estaba buenísimo, y las piezas eran grandes: son redondos de unos 30-40 cm de diámetro.

También fuimos a comprar algo de fruta ya que hacía calor y apetecía bastante. Compramos 6 naranjas, buenísimas y que eran enormes por cierto, y 6 plátanos, que igualmente estaban buenísimos, por el ridículo precio de 12 dirhams (1,08 €). Compramos también unas aceitunitas para picar (unos 10 dirhams) y algún que otro aguacate para el pan. ;)

Imagen enviada
Puesto de frutas y verduras

Después de nuestra compra nos fuimos a comer a la playa, hacia la zona más cercana al bastión sudoeste. Bordeamos la muralla y comenzamos a andar paralela a está hacia el mar.

Imagen enviada
Hacia la playa

Llegamos a la playa, y después de bajar por unas piedras y buscamos un sitio para poder comer tranquilamente, desde donde se veía el bastión sudoeste.

Imagen enviada
Bastión sudoeste desde la playa

Aquella zona nos decepcionó un poco, principalmente porque aquello era un gran vertedero de escombros, que estaban a muy pocos metros de algunas viviendas, algo que era una auténtica pena ver una playa así. :(

Imagen enviada
Vertedero

Para no verlo mucho nos pusimos de espaldas a él y con vistas al mar y empezamos a prepararnos unos bocadillos con el pan marroquí, las latas de Chabe y algún que otro aguacate. Mientras comíamos nos quedamos un rato charlando, tirándole cosas a Choco para que nos la trajera, o tomando el sol simplemente, porque tuvimos suerte y nos hizo muy buen tiempo durante todo el viaje. Se estaba bastante a gusto allí. Marruecos es para tomárselo así, sin prisas, ni agobios,... ;)

Imagen enviada
Comiendo en la playa

Elena y Chabe querían bañarse en la playa, así que cogieron sus cosas y se fueron un poco más lejos para que la gente no les observara desde el bastión. En Marruecos no están muy acostumbrados a ver a chicas en bikini, así que como os podréis imaginar iban a ser el centro de todas las miradas; de hecho, cuando pasaba alguien por allí se quedaban mirando y dando un rodeo para acercarse más a la playa. Yo me fui a hacer fotos por aquella zona, Rose se quedó donde comimos tomando el sol y Juan a andar un rato con Choco.

Me acerqué donde estaban las chicas bañándose, y me dijeron que el agua estaba buenísima, que me metiera. No llevaba bañador, así que pasé (por ahora ;)). Voy hacia donde estaban Juan y Rose, y al primero le apetecía que fuéramos a tomarnos un té, así que se lo dijimos a Rose y cogimos todas las cosas para llevarlas donde Elena y Chabe estaban bañándose. Llevamos las cosas y empezaron a convencernos para que nos metiéramos al agua, que estaba buenísima. Juan dudaba un poco al principio y se giró para preguntarme que si nos bañábamos: en ese momento me estaba desabrochándome los pantalones y ya me había quitado las botas. Se rio y dijo: "Vale, eso es un sí". Y nos bañamos: ¡¡mi primer baño del año: el 1 de marzo!! Acababa de batir mi récord. :D Y os puedo decir que el agua estaba buenísima, y que aquello era genial.

No teníamos toallas, así que nos sentamos un poco en las piedras para secarnos. De vez en cuando pasaba alguna marroquí y se nos quedaban mirando asombradas. No éramos tan atractivos como las chicas pero bueno... alguna miradita nos echaban. ;)

Nos dimos cuenta que aquella zona de la playa, por el vertedero, es una zona donde las parejitas van a pasear, suponemos que para esconderse de otras personas y tener una cierta intimidad. No es una zona muy romántica que digamos, pero bueno... cada uno va donde puede.


Resto de la tarde

Terminamos de secarnos y nos fuimos hacia la medina a pasear por allí. Nos acercamos a la plaza de Abdellah Guennoun, la plaza donde se encuentra la torre de El Kamra, cercana la puerta norte de la medina, y allí nos separamos: las chicas querían dar una vuelta por aquella zona de la playa (es la parte opuesta a la que habíamos estado anteriormente), y Juan y yo preferimos quedarnos a tomar un té. El precio de ambos tés en aquella plaza fueron 22 dirham, el más caro que nos habíamos tomado (suelen costar 7 dirham/ud, aquí eran 11 dirham/ud; se notaba que era una zona más turística) aunque hay que reconocer que nos pusieron un par de pastitas. Mientrás nos tomábamos el té vimos a unos marroquíes que venían de la zona del mar con cubos y bolsas llenos de pescado que seguramente acababan de pescar. Según Juan iban a venderlos a algún restaurante. Como veis, garantía que el pescado que se come allí es fresco.;)

Una curiosidad que creo que todavía no he comentado, pero allí todos los carteles de las calles y plazas vienen en dos idiomas: árabe y francés.

Imagen enviada
Cartel de la plaza de Abdellah Guennoun

Llegaron las chicas y nos comentaron que habían visto puestos donde vendían centollos a muy buen precio. Rápidamente se propuso que compráramos algunos al día siguiente y que nos los comiéramos, ya que donde dormíamos teníamos una cocina. Tito Juan dijo que sería más fácil decirle a la dueña de la casa que nos lo hiciera... Bueno, que entre unas cosas y otras al día siguiente queríamos comer centollos como fuera, aunque lo teníamos complicado porque Elena y yo teníamos que irnos para Ceuta al día siguiente lo antes posible.

Y nos fuimos a seguir paseando por la ciudad. En aquella misma plaza había una mujer haciendo la genna a una chica, que si mal no recuerdo era porque se iba a casar, pero de esta información no os fiéis.

Imagen enviada
Haciendo la genna

Andamos un poco por las calles y callejones de la medina para terminar saliendo por Bab Homar y así andar un poco por la Asilah más ciudad.. Para atravesar esta puerta, el camino hace una L, por lo que sería una puerta defensiva.

Imagen enviada
Bab Homar, vista desde la medina.

Andamos un poco por una calle principal, y en el camino oímos la llamada de las mezquitas a la oración, aunque nos dimos cuenta que no se les hace demasiado caso, por lo menos aparentemente, puesto que el bullicio seguía igual por las calles. :P

Había carritos con dulces, así que algunos compramos porque nos apetecía y porque estaban buenísimos. Se hacía de noche, así que nos volvimos hacia la medina. Elena y Chabe entraron en una tienda para ver alguna que otra cosilla, y empezaron a hablar con un chico español, que creían que al principio creíamos que era dependiente de la tienda, que no era, y le preguntaron un sitio donde comer. Nos recomendó el Culturel Andalusí, un sitio donde el verdadero dueño de la tienda lo llevó en una ocasión y que estaba muy bien de precio. Hablamos con el dueño y dijo que nos llevaría un poco más tarde (tampoco era la hora de cenar).

Mientras nos quedamos Juan y yo en la puerta con Choco. Como dije al principio del diario, el perro era la estrella del viaje ya que todo el mundo se le acercaba y quería jugar con él. Choco era algo novedoso para muchos niños/as, y no tan niños, ya que en Marruecos no vimos muchos perros; eso sí, gatos a montones. Por lo visto, por lo que he podido averiguar, en la religión musulmana este animal está considerado impuro, de manera que si te toca te tienes que cambiar de ropa y limpiarla, ya que no está permitido rezar con esa ropa puesta. Supongo que ese será el motivo por el que en este país no existan muchos perros. :huh:

Se nos acercó un niño que quería jugar con Choco, y mientras lo hacían nos pusimos a hablar con su padre. Éste era español, pero su mujer era marroquí, y el niño había heredado los ojos de la madre, y eso que no la vimos, pero eran enormes, oscuros y preciosos. Por lo visto se habían instalado allí, y el niño iba a la escuela española. En Marruecos, en algunas escuelas, siguen el sistema educativo español para que puedan venirse a España a estudiar una carrera. No sé cómo serán el resto de universidades españolas, pero en la de Granada hay muchísimos marroquíes estudiando, sobre todo en las carreras de Medicina y Farmacia.

Imagen enviada
Jugando con Choco


Cena y a dormir

Nos volvimos a nuestra habitación para coger algo de abrigo ya que empezaba a refrescar. Vimos la cocina y los cacharros que teníamos para ver si podíamos cocinar los centollos, pero ahí nos dimos cuenta que eran bastantes pequeños y además, que no teníamos los fogones de la hornilla. También fue cuando intenté encender la nevera, pero aquello no funcionaba, así que íbamos a tener un poco difícil el cocinar los centollos.

Volvimos a la tienda para que nos llevara el dueño al restaurante que nos habían comentado antes. Podríamos haber ido nosotros solos, pero por hacerle un favor, puesto que seguramente que se llevaría algo de comisión, nos pasamos antes por la tienda. Además, así no teníamos que preguntar a nadie donde estaba. :)

Tuvimos que esperar un poco porque tenía clientela así que nos pusimos a hacer el tonto con unos sombreros que vendía: :)

Imagen enviada
Haciendo el tonto

Nos llevó al restaurante y nos dijo que luego él se pasaría por allí a cenar también. El camarero, muy simpático y con cara de bonachón, nos llevó hacia una mesa que tenía libre, son mesas bajas, y nos dejó la carta para que pidiéramos. No estaba muy lleno el restaurante cuando llegamos, simplemente 3 españoles de los cuáles uno me sonaba la cara muchísimo, pero no sabía de qué. :D

Pedimos de comer dos platos... No me acuerdo lo que pedimos cada uno, pero fue más o menos parecido: una ensalada marroquí y una fritura de pescado que incluía boquerones, lenguados, pijotas,... de todo, aparte de un refresco. Como toda la comida de allí, estaba buenísimo, y la cantidad bastante grande, con deciros que no fui capaz de terminarme la fritura de pescado. Se notaba que estaba fresco.

Mientras comíamos llegó el hombre que nos había llevado al restaurante con otro amigo y se sentaron al lado nuestra. El amigo se puso a hablar con nosotros, bueno, más bien con Elena, y empezó a tirarle los tejos... quería que al día siguiente quedaran o algo así, tampoco me enteré mucho de la historia, pero vamos... que el colega no quería perder la oportunidad. :P El otro, el que nos llevó, era más serio y hablaba menos.

Después de comer nos sirvieron el té con unas pastitas. Estábamos hablando y creo que salió en la conversación Sierra Nevada y el Mulhacén, y los 3 españoles dijeron algo sobre este pico, creo que fue la altitud porque le estábamos quitando metros, y luego nos dijeron que eran de Granada. :P ¡¡Tate!! Ya decía yo que me sonaba la cara de uno de ellos. Estuve por preguntarle por donde trabajaba, pero al final no lo hice. Tenía que haberlo hecho, todavía sigo con la intriga de saber dónde trabajaba.

Terminamos el té y pagamos la cuenta. Fueron 328 dirhams (29,55 €) para los cinco, por lo que nos costó la cena a cada uno 65,6 dirhams (5,90 €/persona). Cómo veis muy barato: la comida de buena calidad y también mucha cantidad. Os recomiendo que busquéis este restaurante si visitáis Asilah.

Imagen enviada
Restaurante Culturel Andalussí

Nos fuimos para la habitación, estábamos cansado y queríamos descansar. Nos quedamos un rato en la habitación diciendo tonterías varias y organizando un poco las mochilas.

La habitación de al lado estaba libre, así que Rose puso un colchón en el suelo y preparó las cosas para dormir allí. Al final Elena y Chabe se fueron con ellas y nos quedamos Juan, Choco y yo en aquella habitación. No nos dieron sábanas, así que tuvimos que sacar los sacos de dormir.

Imagen enviada
Elena y Choco

Nos quedamos un rato despiertos, diciendo tonterías de una habitación a otra hasta que nos quedamos dormidos. Juan durmió con Choco en la cama de matrimonio, yo me fui al sofá. Aquella era mi última noche en Marruecos.
Os voy a contar una historia de cuando yo era más joven,... y los trenes eran animales mitológicos que simbolizaban la huida, la fuga, la vida, la libertad...
0

#40 Desconectado   Pasos Largos Icono

  • El bandolero
  • PipPipPipPipPipPipPip
  • Grupo: Members
  • Mensajes: 561
  • Desde: 10-julio 07

Posteado 24 abril 2008 - 10:21

Parece que nadie está siguiendo este diario. ¡¡Pero da igual!! Dije que lo acabaré y lo voy a hacer. Además, así puedo escribir y poner lo que quiera, sin tener que hacer caso a la audiencia. :rolleyes: :lol:

Voy poner una cosilla que he leído sobre un personaje peculiar de Asilah, de como un bandido se convirtió en uno de los hombres más poderosos de esta ciudad simplemente por el hecho de ser un sirvengüenza :lol: (si es que ser bueno no sirve de nada...):


El granuja Er-Raissouli

Moulay Ahmed ben Mohammed er-Raissouli (o Raisuni), un temido bandido, secuestrador y camorrista, fue uno de los habitantes más legendarios de Asilah. Comenzó siendo un sinvergüenza de poca monta que actuaba en las montañas, pero no vio ningún problema en liquidar a las víctimas que le salían al paso y pronto se hizo famoso por ser un asesino despiadado y temido en toda la región.

En el resto del mundo, er-Raissouli era más conocido por secuestrar a occidentales. Él y su banda pidieron rescates por diversos personajes notables, como el multimillonario greco-estadounidense Ion Perdicaris, por el que en 1904 exigieron 70.000 US$.

En un intenso por controlar al rebelde forajido, sucesivos sultanes lo designaron para diversos cargos políticos, como el de gobernador de Asilah y más tarde de Tánger. Sin embargo, Er-Raissouli siguió con sus métodos perversos, amasando una gran fortuna de todas las formas posibles. Ejerció un gran dominio sobre las tribus de Rif y los españoles financiaron sus armas con las esperanza de mantener el orden en las montañas, pero Er-Raissouli solía usarlas contra sus benefactores.

Al final, después de la Primera Guerra Mundial, los españoles lo obligaron a huir de Asilah, pero él siguió causando estragos en el interior del Rif hasta 1925, cuando Abd al-Krim lo arrestó y lo acusó de estar demasiado vinculado a los españoles.

En Asilah, el Palais de Raissouli (también conocido como Palacio de la Cultura) siguen en pie como testimonio de la suntuosa vida que llevó este sinvergüenza en su momento de mayor poder. En el edificio hay una sala principal de recepción con una terraza acristalada que da al mar, desde la que Er-Raissouli obligaba a los asesinos condenados a que saltarán, arrojándose en un acantilado de 30 m de altura. Actualmente, el palacio sólo abre para acontecimientos y talleres culturales, aunque si uno encuentra al guarda quizá pueda convencerlo de que lo deje entrar.


Todavía perduran las entradas al patio que hay en la entrada del Palais de Raissouli. Es parte del paseo que existe al lado de la muralla, por lo que es un sitio de paso, estando las puertas siempre abiertas.

Imagen enviada
Entrada al patio del Palais de Raissouli

Imagen enviada
Entrada al patio del Palais de Raissouli


Más fotos

Como hice con Chefchaouen, voy a colgar algunas fotos que hicimos durante la tarde del sábado y la mañana del día siguiente mientras paseábamos por Asilah, donde intento que se reflejen momentos e imágenes durante nuestra estancia en esta bonita ciudad:

Imagen enviada
Muralla de Asilah

Imagen enviada
Por la medina

Imagen enviada
Por la medina

Imagen enviada
Playa

Imagen enviada
Pescando

Imagen enviada
Por la medina

Imagen enviada
Por la medina

Imagen enviada
Grande Mosquée


Por lo visto lo que sale en la siguiente foto es un kama sutra :) Lo más gracioso de aquello es que se encontraba al lado de un colegio... :)

Imagen enviada
Kama sutra

Imagen enviada
Torre El-Kamra

Imagen enviada
Por la medina

Imagen enviada
Por la medina

Imagen enviada
Murallas de la medina

Imagen enviada
Por la medina
Os voy a contar una historia de cuando yo era más joven,... y los trenes eran animales mitológicos que simbolizaban la huida, la fuga, la vida, la libertad...
0

Compartir este tema:


  • 5 Páginas +
  • « Primero
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • No puedes empezar un nuevo hilo
  • No puedes responder a este tema